Noticias

Tu piel, el escudo natural

Los dermatólogos de Gomermedi recomiendan realizar al menos una vez al mes, una inspección ocular de nuestra piel, usando un espejo. Los autoexámenes regulares de la piel son especialmente importantes para personas con inmunidad reducida, personas que han tenido cáncer de piel anteriormente, y personas con un fuerte antecedente familiar de cáncer de piel. Es preferible realizar esta inspección de la piel en una habitación donde haya mucha luz y frente a un espejo de cuerpo entero, valiéndonos también de un espejo de mano para ver las áreas difíciles, como la parte trasera de los muslos. También nuestra pareja o un familiar pueden ayudarte con estos exámenes, especialmente cuando se trate de áreas difíciles de ver, tales como la espalda o el cuero cabelludo.

La primera vez que examinemos nuestra piel, debemos dedicar tiempo a conocer el patrón de los lunares, las imperfecciones, las pecas y otras marcas que tengas en la piel para poder detectar cualquier cambio durante el siguiente autoexamen. Asegúrate luego de mostrar a tu dermatólogo de Gomermedi cualquier área que te preocupe.

Delante del espejo, podemos seguir estos pasos para realizar nuestro test cutáneo de la manera más completa y correcta:

Frente al espejo examinaremos la cara, orejas, cuello, pecho y abdomen. Las mujeres levantarán sus senos para examinar la piel debajo de éstos. Revisa las áreas debajo de tus brazos, ambos lados de los brazos, las palmas y partes superiores de sus manos, la piel entre los dedos y tus uñas.

Posteriormente, ya sentado, revisamos la parte delantera de los muslos, espinillas (parte inferior de las piernas), parte superior de los pies, la piel entre los dedos de los pies y sus lúnulas (raíz de las uñas). Luego puedes usar un espejo de mano para observar la parte inferior de los pies, pantorrillas y muslos. Examina una pierna a la vez. Después, usa un espejo de mano para examinar glúteos, área genital, parte más baja de la espalda, parte superior de la espalda y la parte trasera del cuello y las orejas. También puede ser más fácil observar tu espalda en un espejo de pared usando un espejo de mano. Usa un peine o secadora de pelo para separar tu cabello de manera que puedas examinar el cuero cabelludo.